Unión de Santa Fe se impuso en Ecuador ante Emelec por 2 a 1

Y se clasificó a los octavos de final de la Copa Sudamericana.

Unión de Santa Fe se impuso esta noche por 2 a 1 en Ecuador frente a Emelec, en el encuentro revancha por la segunda fase de la Copa Sudamericana, y se clasificó a los octavos de final del certamen por haber convertido más goles como visitante, dado que el cotejo de ida finalizó 1 a 0 a favor del elenco ecuatoriano.

El equipo argentino mostró un buen nivel en la primera parte y se puso en ventaja gracias a un tanto del uruguayo Javier Cabrera a los 22 minutos, que aprovechó un rebote en el área rival para mandarla a la red.

Sin embargo, el panorama se complicó en el complemento para los dirigidos por Juan Manuel Azconzábal, debido a que, tras malograr varias situaciones claras, recibió el empate a los 16 minutos de los pies del delantero uruguayo Facundo Barceló, que le había dado el triunfo a Emelec en el partido de ida.

Fernando “Cuqui” Márquez, a los 30, se convirtió en el héroe del “Tatengue” al anotar el tanto de la victoria desde el punto de penal, con una exquisita definición, y sellar el pase a los octavos de final de la Copa Sudamericana con un resultado global de 2 a 2, ya que en caso de igualdad avanza el conjunto que anotó más goles como visitante.

Desde el comienzo del juego se pudo advertir que Unión sostenía el nivel en alza que había mostrado el domingo en la igualdad ante Arsenal de Sarandí, en el inicio de la Copa de la Liga Profesional, tras el mal arranque en la Sudamericana con la derrota en casa frente a Emelec en la ida.

A los 22 minutos, Cabrera fue el encargado de trasladar la superioridad hacia el marcador y de brindar tranquilidad a un elenco que viajó a Ecuador obligado a ganar, y que casi logra estirar la ventaja en el cierre del primer tiempo con un disparo en el palo del delantero Franco Troyansky, mano a mano con el arquero Pedro Ortiz.

En la segunda parte, los de Azconzábal ratificaron el buen momento y tuvieron la posibilidad de convertir el segundo, pero el central Aníbal Leguizamón rechazó la pelota en la línea tras un remate de Martín Cañete.

Minutos después llegó el baldazo de agua fría: Barceló volvió a anotar, como la semana pasada, y le daba la clasificación de forma transitoria a Emelec, pero Márquez -ingresado desde el banco- se ocupó de cambiar por gol un polémico penal y de decretar el pase del equipo argentino a la siguiente fase de la Copa.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior