Tensión en Diputados: entre gritos y chicanas se levantó la sesión para crear nuevas universidades

Insultos, gestos y una ola de gritos, convirtieron la Cámara de Diputados, en una olla a presión que estalló y se terminó levantando la sesión.

La sesión para debatir la creación de varias universidades nacionales en la Cámara de Diputados comenzó con un fuerte cruce entre oficialismo y oposición a raíz de una discusión reglamentaria: el Frente de Todos juntó los 129 legisladores para tener quórum, pero desde Juntos por el Cambio aseguraban que no lo hicieron a tiempo y, por lo tanto, que la sesión estaba caída.

En ese momento, Diputados se convirtió en lo más cercano a una tribuna de fútbol: insultos, chicanas y hasta gestos totalmente obscenos. Acto seguido, Juntos por el Cambio se retiró del recinto y finalmente la sesión fue levantada.

Los cruces entre las bancadas comenzaron inmediatamente después de cantar el himno y tomarle juramento a Carolina Arricau, que asumió en lugar de Jimena López, quien pasará a desempeñarse en el Ministerio de Transporte.

Varios diputados opositores se acercaron al estrado de la presidencia de la Cámara para hacer oír sus reclamos a Cecilia Moreau, disconformes porque no les dieron el uso de la palabra. Ante esta situación, legisladoras del Frente de Todos también se pararon de sus bancas al grito de “violentos”.

A mí no me van a tratar más así por ser mujer“, dijo Moreau. Sin embargo, sus palabras generaron nuevamente gritos y señas de repudio desde la bancada opositora.

Desde Juntos por el Cambio argumentan que la sesión estaba convocada para las 13 y que el oficialismo pidió prórrogas antirreglamentarias.

La sesión especial que está llevando adelante de prepo el kirchnerismo es nula. Estaba convocada para las 13 horas y empezó a las 14.35 horas. Las TRES prórrogas solicitadas por el oficialismo ingresaron luego del horario previsto en la citación de la sesión. Otro bochorno K”, dijo Mario Negri, jefe de la bancada radical.

Impactos: 7

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba