El fiscal dice que el crimen cometido por el kiosquero fue “la peor manera” de resolver una pelea

"Lo que pasó fue que hubo una discusión y fue resuelto de la peor manera, más trágica, más grave", dijo esta tarde en conferencia de prensa el fiscal de Homicidios, Carlos Torres.

El fiscal que investiga el crimen de fisca, asesinado de tres balazos por un kiosquero, el sábado último en un comercio de la ciudad de Mendoza, dijo hoy que el ataque ocurrió en el marco de una pelea resuelta “de la peor manera”.

“Lo que pasó fue que hubo una discusión y fue resuelto de la peor manera, más trágica, más grave”, dijo esta tarde en conferencia de prensa el fiscal de Homicidios, Carlos Torres, quien imputó a Gerardo Godoy (37) del delito de “homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego”.

VER: Crimen de Palombarini: con una carta, vecinos defendieron al kiosquero

El funcionario judicial agregó que desde el día del hecho “se han secuestrado todas las filmaciones del local y están siendo analizadas por personal de delitos tecnológicos para incorporarlos a la causa”.

“Por la observación de las cámaras de seguridad se advierten que hay un diálogo entre dos personas y la resolución es lo que sucedió”, manifestó.

Torres aseguró que “el arma la tenía (el kiosquero) en una bolsa en el interior del negocio donde hay una serie de disparos y la víctima sale del local y con posterioridad se ve que sale la persona que efectuó los disparos, los disparos se realizaron en el interior del kiosco”.

El fiscal confirmó que “el imputado no ha declarado aún” y que “él dará o no su versión y en función a ello” determinará “cómo prosigue la investigación”.

El hecho ocurrió el pasado sábado en la calle Vendimiadores 635, en la capital mendocina, que inicialmente se dio a conocer como un intento de robo que fue repelido por el kiosquero, tal cual lo indicó el comerciante Godoy a la Policía.

Con el correr de las horas y con el resultado de las pericias preliminares, la causa desmintió su versión y llevó al fiscal Torres a la detención e imputación de Godoy.

De la investigación surgió que Palombarini (38) fue hasta el kiosco con el objetivo de pedir una cerveza fiada y recibió la negativa por parte de Godoy, lo que originó un entredicho entre ambos.

Como consecuencia del intercambio de palabras, Godoy sacó un arma de fuego y le efectuó tres disparos que le ocasionó la muerte al hombre, quien caminó unos metros y se desplomó en el suelo; lugar donde fue hallado por la Policía que estableció que la víctima no estaba armada al momento del hecho.

Impactos: 10

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar