Discriminación y apriete: así actúan en el boliche mendocino que no aceptan a jóvenes con síndrome de Down

Los Fader vivieron una situación indignante en las puertas de Appe Bar, un “coqueto” local de diversión nocturna de Godoy Cruz.

En la noche mendocina, habitualmente, se viven escenas sumamente lamentables muchas producidas por la ingesta de alcohol, de estupefacientes y de distintas sustancias nocivas que causan diversos problemas.

Sin embargo, estos no son los únicos episodios que causan repudio en los boliches y bares de Mendoza.

El último domingo por la madrugada, Alina Fader (20), vivió una situación lamentable en el reconocido Appe Bar de calle 9 de julio y carril Rodríguez Peña de Godoy Cruz.

La joven, junto a su hermana Fernanda y otros tantos conocidos, llegó al local con el objetivo de festejar su cumpleaños.

Nosotros estábamos festejando el cumpleaños de ella que había sido el viernes”, comenzó diciendo Fernanda, que charló en exclusiva con News Online.

La hermana de Alina contó que cuando sale con sus amigas, “ella (por Alina) generalmente quiere ir, pero mis papás se niegan por las dudas de que vaya a ocurrir algo como lo que se ve en el video”.

La menor de las Fader, a fin de que Alina pudiera festejar su cumpleaños en ese boliche, convenció a sus papás para que la dejaran salir con su hermana. Los progenitores accedieron y ambas adolescentes llegaron a Appe Bar.

“Cuando llegamos al boliche nos acercamos a la puerta y le preguntamos a los guardias si íbamos a poder pasar, más que nada para no perder tiempo y no esperar”, una situación que suele pasar a menudo en este tipo de comercios.

“Nos dijeron que íbamos a ir pasando de a poco, que esperemos”, siguió relatando con cierta indignación Fernanda.

Los minutos fueron pasando, y lentamente comenzaron a ingresar al local las personas que en la fila se encontraban por delante de ellas. Sin embargo, al lugar se acercaron los “clientes frecuentes”, tal cual narró Fader.

Según la denunciante, ella les preguntó a los guardias porque ingresaban personas que no se encontraban realizando la fila correspondiente. El personal del lugar solamente se limitó a decirles que eran clientes que habitualmente concurrían al lugar, por lo que tenían prioridad.

Ya cerca de las 3 de la mañana, tal cual reflejan las imágenes, “llega una camioneta blanca, y cuando uno de los guardias se acerca a abrirles, dice ‘a ellos si los dejamos pasary se empiezan a reír’”.

Fue ahí cuando Fernanda, Alina y sus amigos decidieron irse. “No íbamos a tolerar que siguieran jugando con nuestro tiempo”, agregó y dijo que fue ahí “cuando empezamos a grabar el video”.

Y amplió: “Cuando yo ya me había subido al auto y estábamos a punto de irnos, apareció un guardia y empieza a cuestionarle a mi hermano por haber grabado un video. Le decía que eso no se podía hacer”.

Esto no es todo. El empleado del lugar, sabiendo que era muy probable que el material se viralizara, no tuvo mejor idea que intentar convencer a los Fader: “Yo los dejo pasar si ustedes me muestran los teléfonos celulares y eliminan los videos”, dijo el encargado de seguridad, según Fernanda.

Con muchísimo criterio, los clientes “no frecuentes” decidieron irse del lugar y hacer conocer la historia, que en las próximas horas derivará en la denuncia correspondiente ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI).

La palabra de Appe Bar

Desde el local de diversión nocturna, ni bien el tema estalló e inundó las redes sociales, solamente se limitaron a emitir un comunicado que dice: “Lamentamos que se hayan sentido discriminados de alguna manera. Siempre son bienvenidos. Pero como institución debemos respetar la ley. Hay un horario de ingreso que respetar y además, debemos respetar el factor ocupacional. Era un grupo grande y llegaron tarde. Había gente de la Municipalidad supervisando la situación. Y hay clientes que habían salido y por algún motivo volvieron a ingresar. Pero de ninguna manera los quisimos discriminar. Los esperamos la próxima desde las 00hs. a las 2:30 hs. con mucho gusto“.

Curiosamente en el comunicado hablan de que “había gente de la Municipalidad supervisando la situación”, lo que nos lleva a preguntar: ¿Si no hubiese habido personal municipal los dejaban entrar a los Fader?.

Y otra idea que no puede quedar al margen de estas líneas, es que aseguran que se puede ingresar al local hasta “las 2:30 hs”, sin embargo la entrevistada por este medio dijo que el intento de solucionar las cosas “si eliminan los videos” fue a las 3:00. En definitiva, ¿se puede ingresar hasta las 2:30 o hasta las 3:00?.

Impactos: 782

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba