Corrupción y destitución: Perú cambia de presidente

El Parlamento peruano destituyó al Vizcarra, ahora queda a cargo Merino.

El parlamento peruano resolvió declarar la “permanente incapacidad moral” del destituido presidente Martín Vizcarra, en un juicio político que pesa sobre su espalda faltando apenas 5 meses para las próximas elecciones.

Lo que se conoce como “moción de vacancia” fue aprobado por el Congreso de Perú con 105 votos a favor, 19 en contra y 4 abstenciones, superando holgadamente lo establecido por la carta magna del país que es de 87 sobre 130 diputados.

El proyecto de destitución fue planteado por los señalamientos de corrupción que tienen a Vizcarra como protagonista mientras se encontraba ejerciendo la gobernación de la zona sureña de Moquegua durante los años 2011 a 2014.

El ahora ex mandatario se declaró inocente al argumentar, tanto antes como después de la votación realizada por el parlamento, que “no existe prueba de flagrancia de un delito”.

“Son hechos falsos, no corroborados, recién está empezando un proceso de investigación, son hipótesis” insistió en medio de un discurso brindado en la cámara con el propósito de intentar convencer a los legisladores.

Luego de aprobarse su salida del sillón presidencial, Vizcarra aseguró que deja su función “con la frente en alto” y aseguró que no tomara ninguna medida legal para tratar de revertir lo decidido por los diputados peruanos.

En ese sentido, aseveró que “no quiero que de ninguna manera se pueda entender que mi espíritu de servicio al pueblo haya sido tan solo una voluntad de ejercer el poder”.

Luego de la decisión, un masivo grupo de ciudadanos se concentró en Lima, precisamente en la plaza San Martín con el objetivo de demostrar el rechazo a la remoción.

Vizcarra ya había enfrentado una situación similar el pasado septiembre, aunque en ese momento, el Poder Legislativo rechazó su destitución. La diferencia es que ahora el parlamento no cuenta con ninguna bancada oficialista.

Esta situación se da en un contexto de crisis social y económica que vive el país y todo ello enmarcado en la pandemia del coronavirus.

Estando la vicepresidencia vacante desde mayo del corriente 2020, luego de la renuncia de Mercedes Araoz, quien asumió la presidencia es Manuel Merino, titular del Parlamento.

 

Según establece el artículo 115 de la constitución, con la salida del presidente será el vicepresidente quien asuma, sino será el vicepresidente segundo y como última instancia, tiene que ser el titular del Congreso quien se responsabilice por la presidencia.

Merino aseguró que las elecciones se llevarán a cabo en abril del 2021, que era la fecha que ya se había puesto para las presidenciales.

Antes de su asunción, el presidente interino aseguró que “la convocatoria a elecciones se mantiene, pido tranquilidad”, al tiempo que llamó a otros legisladores para que se muestren presentes durante su asunción.

Según cuenta BBC News, fue sorpresiva la aprobación de la “vacancia” ya que hacía unos días el parlamento no contaba con el apoyo necesario para que se lleve a cabo.

A última hora de este lunes, el Congreso publicó una misiva en la que se afirmaba que se respetará la fecha eleccionaria, tanto así como las del traspaso que se realizará el 21 de julio del próximo año.

En ese sentido defendieron la decisión tomada sobre Vizcarra y la definieron como “un hecho democrático y absolutamente constitucional”.

Además se expuso que “se constituirá un gabinete de ancha base con las personas más calificadas y con las fuerzas democráticas del país para dar solución a los problemas que en estos momentos agobian a los peruanos”

 

Vizcarra y el caso de corrupción

En septiembre pasado se filtraron unas declaraciones que varios aspirantes a “colaborador eficaz”  (una suerte de imputado colaborador o arrepentido) realizaron frente a una Fiscalía en la que daban cuenta de supuestos actos de corrupción por parte de Vizcarra mientras se encontraba ejerciendo como gobernador de Moquegua en el marco de un caso conocido como “el club de la construcción”.

Las acusaciones lo señalaron como el cobrador de dos coimas por un total de 2,3 millones de soles (unos 650 mil dólares) para conceder a una empresa puntual la construcción del hospital de Moquegua y una de irritación.

Estas declaraciones no fueron tomadas por la Fiscalía y, por lo que se sabe, provienen de cuatro personas cuyas identidades permanecen reservadas.

Asimismo, en los últimos días se conoció otra filtración que se trata de una comunicación entre Vizcarra y el ex ministro de agricultura durante el Gobierno de Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), José Hernández (quien además es amigo personal del destituido presidente), en la que hablan de estos proyectos.

Las conversaciones fueron analizadas y corroboradas por el equipo de investigación del diario El Comercio.

En su declaración al frente del Parlamento, Vizcarra aseguró que la “vacancia” no puede ser utilizada como un “arma política” en el sentido de que la gobernabilidad “no puede estar bajo amenaza permanente”.

Esta es la cuarta “moción de vacancia” impulsada en 4 años. Las dos primeras fueron contra el expresidente Kuczynski, quien terminó renunciando en 2018 a su cargo en medio de acusaciones de corrupción.

La tercera fue la en la que salió airoso Vizcarra por el denominado caso “Swing” que se trataba de una presunta obstaculización a la investigación del músico Richard Cisneros, quien fue contratado por el Ministerio de Cultura.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior