Axel Kicillof anunció que otorgarán subsidios de hasta 50 mil pesos para evitar las tomas de tierras

Se trata de un auxilio económico para acceder a una vivienda digna. Calculan destinar 54 millones de pesos hasta fin de año.

Desde el entorno del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, informaron que otorgarán subsidios de hasta 50.000 pesos por hasta seis meses a personas vulnerables que necesiten ayuda para acceder a una vivienda digna.  Pretenden destinar 54 millones de pesos en lo que resta del año para financiar este programa.

Los subsidios serán destinados a personas en extrema vulnerabilidad por un periodo de tres meses, con la posibilidad de extenderlo por tres meses más para quienes demuestren un déficit habitacional y sean consideradas de riesgo, destacó La Nación.

Esta medida alcanzará a los individuos que en la actualidad ocupan las tierras de Guernica y que demuestran no tener otra propiedad. Pero también a otros miles de habitantes que se encuentran en al menos otras 80 tomas activas de la provincia de Buenos Aires, y que han manifestado no tener acceso a una vivienda.

El desalojo del predio de Guernica podría concretarse el próximo viernes, informaron medios nacionales.

Allegados a Kicillof argumentaron que buscan intervenir “en los conflictos habitacionales suscitados por las medidas administrativas y/o judiciales que impliquen el lanzamiento de las personas y/o familias que habitan en las villas o asentamientos precarios en el marco de la Ley N° 7.165”.

El gobierno bonaerense, que publicó el Decreto reglamentario N° 4217/91 y de las Leyes N° 14.449, 938 en el Boletín Oficial- no detalló todavía a cuantas personas alcanzará. Tampoco precisó allí a que universo de ciudadanos estarán destinadas las partidas presupuestarias, ni a que censo se remitirán para hacer las entregas.

En el Gran Buenos Aires, el 31 % de los hogares están por debajo de la línea de pobreza, lo que representa el 41.6 por ciento de la población. Se trata de 1.577.240 hogares y 6.379.509 personas, según datos correspondientes al primer semestre del 2020 de la Encuesta Permanente de Hogares.

De este universo, 460.874 hogares con 1.797.107 personas, se conoció que están por debajo de la línea de la indigencia el 11.7 %.

Los fondos del Programa de Asistencia Crítica Habitacional, que estará en la órbita del Ministerio de Desarrollo Social, serán de 54 millones de pesos por los próximos tres meses.

El Fondo estará integrado por Rentas Generales de la Provincia de Buenos Aires y Aportes del Tesoro Nacional.

El Programa de Asistencia Crítica y Habitacional, aseguran que tendrá por objeto atender a la población vulnerable de la provincia de Buenos Aires que necesite asistencia para acceder a una vida digna, tanto desde el punto de vista alimentario, como habitacional, mejorando las condiciones de habitabilidad de grupos en situación de riesgo social, y la calidad de vida de los mismos.

Se subvencionará con un “Fondo Especial de Subsidio para la Asistencia Crítica y Habitacional”, a fin de mejorar las condiciones de habitabilidad de grupos en riesgo social.

Dichos subsidios podrán ser otorgados en un mismo ejercicio financiero, hasta un máximo de seis meses (veces a cada beneficiario que debe ser una “persona humana”. Se documentarán mediante un acto administrativo o una planilla en la que se demuestre el gasto, quedando sujeto a la revisión del Tribunal de Cuentas.

La Subsecretaria de Políticas Sociales del Ministerio de Desarrollo de la Comunidad, a través de la Dirección Provincial de Atención Inmediata, fijará la escala de montos a destinar de acuerdo a como estén conformados los grupos familiares y al índice de vulnerabilidad que establezca, en base a lo que surja del informe social correspondiente.

El subsidio que se otorgue deberá ser destinado Indistintamente a gastos de alojamiento, materiales de construcción y otros que tengan como propósito resolver el problema habitacional existente y a alimentos, elementos de higiene personal y de prevención.

El programa justo se publicó en el Boletín Oficial, a tan solo tres días de que finalice el plazo para el desalojo de la toma de Guernica, en donde 1400 familias ocuparon de manera ilegal 100 hectáreas.

El gobierno busca calmar las aguas en este conocido conflicto, comprometiéndose a trasladar a los ocupantes que no tienen techo donde ir, a dos casas de albergues transitorios y a 4 espacios fiscales donde proyecta urbanizar 650 lotes.

Esos lotes estarán disponibles en un plazo de seis meses. Justamente ese es el tiempo que prevé otorgar un subsidio a las personas en situación de extrema vulnerabilidad, y que no tienen dinero para sostener sus gastos o encontrar un lugar donde establecerse.

La nueva propuesta, será presentada por Andrés Larroque a los ocupantes del predio de Guernica, alcanza a un universo más amplio que ese conflicto, ya que pretende otorgar de un instrumento para encontrar salidas pacíficas a otros desalojos.

Ante estos polémicos anuncios, los ocupantes cuestionaron en cierta parte lo dispuesto por el Ejecutivo bonaerense.

“Un pago de 50 mil pesos para retirarse fue la propuesta del gobierno. 50 mil por única vez para desalojar la tierra. No queremos un subsidio”, dijo al medio porteño, Emilia, que hoy está en el predio con su pareja y su hijo.

“Hubo gente que lo aceptó y se fue. Y otros que nos quedamos. Queremos tierra por tierra. También ofrecieron lotes, a seis meses, no nos sirve. ¿Qué hacemos en el tiempo del medio? ¿Agarro los 50 mil pesos y vuelvo el mes que viene?”, se preguntó la mujer, unas de las integrantes de las 1400 familias que resisten en el predio de Presidente Perón.

Movimientos de izquierda se expresaron y denunciaron, en tanto, que “el gobierno sigue a la ofensiva en intentar imponer un acuerdo que no satisface ningún reclamo ya que no da tierras a los vecinos”. En una nota publicada en el portal IZQWEB, los grupos que están detrás de esta toma fueron muy críticos: “La negociación que el gobierno intenta hacer aceptar ahora fue desde el primer momento presentada con una pistola a la cabeza a los vecinos porque se hizo desde el minuto uno con la amenaza del desalojo”.

Por su parte, el intendente de Vicente López, Jorge Macri, cuestionó el famoso decreto del gobernador Axel Kicillof.

Otro que se mostró fastidioso con la medida fue Martín Yeza, intendente de Pinamar, que expuso:


 

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior